La lente de Daniel Taveira muestra la fortaleza, la capacidad de adaptación y el espíritu de las favelas. Los miembros de la comunidad fotografiada pertenecen a la ONG Grupo Cultural AfroReggae, organización que concibe la consecuencia de sus acciones como el EFECTO SHIVA, que en términos espirituales es el resultado de un proceso redentor en el que la muerte lleva a un renacimiento dichoso. Este proyecto fue bautizado EFECTO SHIVA al evocar la realidad de las favelas, un mundo de caos y destrucción. Pese a circunstancias tan dramática, este Grupo Cultural optó por la negación de la violencia, la venganza y la destrucción, para adoptar el arte y la cultura afrobrasileña como una cura, un renacimiento, un proceso regenerativo y un acto de fe. Estos individuos y esta comunidad ha logrado, mediante la creatividad, liberarse de la profunda marginación y la violencia asociadas con las favelas. Para alcanzar lo anterior, han tenido que dejar morir su pasado y renacer en un ámbito libre de ataduras y recriminaciones.